• Según el juez, el gobierno no tuvo en cuenta su impacto en el cambio climático
  • El Departamento de Interior deberá revisar ahora el impacto medioambiental de la instalación

 

7 de febrero de 2021

Un juez federal ha rescindido, en una sentencia del pasado jueves, los arrendamientos de petróleo y gas para una amplia franja del Golfo de México, argumentando que el gobierno no consideró su impacto en el cambio climático antes de que fueran subastados a fines del año pasado, una victoria para los grupos ambientalistas que han presionado a la Adminsitración Biden para dejar de firmar nuevos contratos similares de arrendamiento.

El fallo del juez Rudolph Contreras, con sede en DC, anula un contrato de arrendamiento de petróleo y gas natural de noviembre de 2021 que cubría 80,8 millones de acres frente a la costa del Golfo de México, que Contreras describió como el arrendamiento de petróleo y gas en alta mar más grande en la historia del país.

En un fallo de 68 páginas, el juez considera que el Departamento del Interior utilizó un método defectuoso para valorar  cómo la perforación en el Golfo de México podría afectar las emisiones de gases de efecto invernadero, sin considerar razonablemente la demanda extranjera de petróleo, violando así las leyes ambientales federales.

Para Friends of the Earth, uno de los grupos ambientalistas que demandó al gobierno, el fallo es un «resultado victorioso no solo para las comunidades, la vida silvestre y el ecosistema del Golfo, sino también para el calentamiento del planeta».

Poco después de que el presidente Joe Biden asumiera el cargo el año pasado, prometió detener todos los nuevos contratos de arrendamiento de petróleo y gas en territorio federal, como parte de un impulso más amplio para reducir las emisiones de carbono. Pero un juez federal revocó esa moratoria en junio, argumentando que la Administración Biden no tenía competencias para decidir unilateralmente sobre la firma de nuevos contratos de arrendamiento en todo el país y ordenó que los contratos de arrendamiento previamente programados en el Golfo deberían continuar.

A partir de ahora el Departamento de Interior tiene que realizar una evaluación más completa de los impactos medioambientales de la plataforma. Posteriormente el juez decidirá si permite la explotación o debe cancelarse.

El Golfo de México representa el 15 por ciento de la producción de petróleo existente y el 5 por ciento de la producción de gas natural seco.